Ermita de San Pantaleón, Zalla

La actual ermita de San Pantaleón en Zalla data del siglo XVIII, y es heredera de otra que hubo en el barrio de Aretxaga, más cercana al rio y que sufrió varias inundaciones quedando destrozada en una  de ellas, por ello se llevó a un emplazamiento cercano pero más alto.

Tiene planta rectangular de poco más de 17x7m. Espadaña con vano para la campana y cruz de cemento. Puerta con arco de medio punto al igual que la ventana.

En el exterior, al lado del Evangelio (izquierda según miras al altar) tiene pórtico cerrado, y en el lado de la Epístola (derecha) presenta en el suelo lapidas con inscripciones numéricas procedentes de las sepulturas traídas de la restauración de la Iglesia de San Miguel Arcángel.

En buen estado de conservación tiene en su interior varias esculturas como Santa Mónica, San Roque, San Cristóbal y lógicamente en el altar San Pantaleón que destaca por ser de piedra policromada, probablemente del siglo XV y creyéndose viene de la antigua ermita.

 

 

La festividad es el 27 de julio y en esa ocasión al final de la misa se solicita la intervención del santo para sanar de los dolores de cabeza y males mentales arrodillándose ante al altar, poniéndose el sombrero del santo y rezando un Padre Nuestro.

Respecto de la leyenda de Lucia de Arétxaga tan vinculada a esta ermita os la contamos a continuación. Aquí mismo.

https://www.bel.eus/saludadora-beata-bruja-lucia-de-aretxaga/

Santa Apolonia y Ntra. Sra. de los Remedios. Urkiola

Popularmente conocida como “Santutxu” la ermita se sitúa en la ladera sur de Urkiolamendi, en medio de un hayedo trasmocho. Se accede a ella por una calzada que sale detrás del Santuario con un paseo de unos 200 metros.

Construida sobre un manantial a cuyas agua que se atribuyen propiedades curativas y en virtud de las cuales es considerada la Patrona de la Dentistas del Duranguesado.

De planta rectangular de algo más de 8×5 metros y con dos plantas.

La planta inferior es el elemento más primitivo de la ermita y tenía orientación E-W, inversa a la actual. En el lado sur brota el pilón del manantial con un pequeño estanque en sus inmediaciones en la salida del agua.

La fachada principal en el lado Este tiene puerta adintelada y dos ventanas con rejas de hierro forjado. Conserva en su interior dos imágenes;  la Virgen María y  Santa Apolonia, además de representar en la pared con maderas el nombre dela Santa.

En la Pila de agua bendita del interior de la ermita hay una inscripción que dice: Ntra. Sra. de los Remedios 1515.

Actualmente la ermita no tiene culto, antes se celebraba misa el día de Santa Apolonia, el 9 de Febrero, y allí acudían entre otros los dentistas de la zona.

Como ya hemos comentado al agua de la ermita se le atribuyen propiedades curativas y/o preventivas de los dolores de muelas, para ello primero has de rezar un credo, tomar agua en la boca y dar 3 o 7 vueltas a la ermita y después expulsar el agua en el interior de la ermita a través de la ventana invocando a la Santa, y volver a rezar un credo.

Esta ermita está considerada como Santutxu, y a tal efecto ya señalaba el escritor religioso que fue rector del Santuario D. Benito de Vizcarra Arana, en su “Reseña histórica del multisecular Santuario de los Santos Antonios de Urquiola” (1932) que en ella se detenían los peregrinos que iban al Santuario para prepararse la penitencia antes de llegar al mismo, y en numerosas ocasiones el resto del camino se hacía descalzo. También nos dice este autor que un poco más abajo de la ermita en otro tiempo pasaba el Camino Real. Era también paso para los que iban a trabajar fuera siendo el último lugar de Bizkaia donde dar un trago de agua, y despedirse hasta la vuelta.

Fuente Principal: “ERMITAS DE BIZKAIA” (1987) (Instituto Labayru)

Autora: GURUTXI ARREGUI AZPEITIA. Tercer Tomo.

Estado de conservación: Bueno